Crédito fotografía: 
Cedida
En la comuna existen cerca de 20 recintos educacionales, gran parte se caracterizan por ser unidocentes, las cuales se mantienen asistiendo en modalidad mixta, combinando la presencia en las salas de clases y realizando tareas en el hogar.

Con el paso a la Fase 2 del Plan Paso a Paso de diez comunas en la región Metropolitana, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, señaló que las comunas en dicha fase estaban habilitadas para volver a las clases presenciales.

A pesar que en gran parte del país es la modalidad a distancia la que prima, en la provincia existe un caso en que todas sus escuelas se encuentran con presencialidad. Si bien esta presencia en la sala de clases no es ciento por ciento, en Río Hurtado combinan los aprendizajes en sala como también en el hogar.

Una tarea titánica para muchos profesores que en esta comuna realizan unidocencia, ya que en varias localidades de la comuna, la escuela permite dar educación a un puñado de hijos de familias que requieren de la escolarización.

Uno de esos casos ocurre en la localidad de Tabaqueros, ubicada en el ingreso surponiente de la comuna, a pocos kilómetros del embalse Recoleta. Allí, el profesor Bernardo Olivares imparte educación a 20 estudiantes de tercero a sexto año básico y quien se mantiene al pie del cañón enseñando a sus alumnos desde el 1 de marzo.

Como la comuna se ha mantenido en Fase 3 del Plan Paso a Paso desde hace varios meses, no han sorteado la suspensión temporal de sus clases presenciales, las que se mantienen con un grado de periodicidad de día por medio. En este caso, la escuela de Tabaqueros asiste un grupo de diez estudiantes los días lunes, miércoles y viernes; mientras que el segundo grupo lo hace martes y viernes. La semana siguiente se invierten los grupos, por lo que el segundo grupo le corresponde tres días a la semana, mientras que al primero le corresponden dos. Las jornadas en que no asisten a la escuela, el profesor les envía material pedagógico.

“Además, estamos funcionando de acuerdo al contrato del personal de aseo. Estamos funcionando de 08.00 horas hasta las 13.00 horas y los días en que no asisten a la escuela se llevan material para realizar en sus casas, como una manera de cumplir con el currículum que exige el ministerio”, contó Bernardo Olivares.

Este proceso de asistencia a las aulas es voluntario, por lo cual cada padre y apoderado opta por enviar o no a sus hijos al colegio. Por el momento, no se han registrado mayores riesgos a la salud de los estudiantes, cuya asistencia en esta escuela bordea el 90%.

“No hemos tenido dificultades. Los apoderados han creído en lo que se les pueda entregar la escuela a través de su equipo y además ellos vinieron a observar los protocolos al inicio del año escolar”, comenta.

¿CÓMO HACER CLASES?

El docente tiene claro que las clases son fundamentales para los estudiantes, al igual que los apoderados de la escuela. El gran dilema es cómo se deben realizar los aprendizajes en medio de la peor pandemia de los últimos años en el país, “cuando el esfuerzo en gran medida es por parte de los trabajadores de la escuela, con su personal, y los apoderados también ponen lo suyo, se preocupan de que los niños asistan, los vienen a buscar y a dejar y se preocupan de cumplir con las medidas de cuidado. La situación es compleja a nivel nacional y en caso que haya un niño contagiado, genera angustia, porque hay una familia detrás de él y el riesgo sigue latente”, señaló.

Periódicamente, los trabajadores de la escuela se realizan test de PCR gestionado por la junta de vecinos de Tabaqueros con el municipio de Río Hurtado, con la finalidad de mantener bajo cuidado los síntomas y efectos del virus en el cuerpo.

Así, Río Hurtado saca pecho por cómo se han desarrollado las clases en modalidad mixta en las escuelas de su comuna, donde en Tabaqueros mantienen a sus estudiantes insertos en las aulas.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Diario El Ovallino

 

 

Lo más visto hoy